Ahora regresamos para consolarle, amarle y cuidar del niño en nosotros”. Esta práctica sana nuestra línea ancestral y las generaciones futuras. Cada padre o madre ha sido un niño de cinco años frágil y vulnerable. Si puedo transformar y sanar a mi madre y padre dentro de mí, también podré ayudarlos fuera de mí. Al apoyar a la niña de cinco años que era mi madre y que todavía vive en mí, la ayudo a transformarse y a ser libre. Creo que por muy amorosa, entregada, dispuesta, consciente que sea una madre, el bebé jamás se sentirá satisfecho, jamás sentirá colmados en su totalidad sus deseos y necesidades. Eran víctimas de su propio sufrimiento, y luego sus hijos se convirtieron en víctimas de ese sufrimiento. La madre y la vida van unidas, no existen la una sin la otra, tomar a la madre es tomar a la vida sin juicios y sin tapujos, es un Si a la vida, es un Si al cuidado, a la nutrición, ternura, amabilidad ; es un Si hacia un amor más grande por nosotros mismos. Una herramienta de 5ª dimensión, porque para sanar, ya no es necesario activar el dolor de la experiencia. Pero podemos hacer.. podemos sanar… de hecho.. ES VITAL!! Usamos cookies para asegurar que te damos la mejor experiencia en nuestra web. Si puedes ver a mamá como una niña frágil de cinco años, entonces puedes perdonarla de manera fácil y compasiva. Salir del papel de víctima ya es dar una gran paso hacia adelante pues implica hacerte cargo de la herida ahora. Si lo prefieres, observa como te relacionas con cuidar, y que te cuiden. Consejos del Conejo © Todos los derechos reservados. Tratar de hablar de ello, de reclamar, solo hará que tu madre se sienta juzgada, y reaccionará a la defensiva, acrecentando la distancia, y por tanto el dolor. Palabras que remueven los cimientos, abren y cierran el corazón, dibujan una sonrisa en los labios, o traen agridulces lágrimas. Esta es una práctica urgente, indica Thay. No es tiempo de gurús. Aunque hay múltiples métodos para sanar esta herida, que no detallaremos ahora, pero lo primero e imprescindible es tomar conciencia de esto: solo tú adulto puede darte lo que sientes que no has recibido. Esa niña pequeña que fue herida y sufrió tanto está viva en mí. Los sentimientos por nuestra madre pueden ser muchos, desde sentir un agradecimiento y afecto enormes por habernos entregado lo mejor, hasta profesar el total abandono de su parte. Implica cuidarnos con integridad. Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas. No importa lo que tu madre hoy diga o haga, la herida es pasada, y también su resolución. Yo soy su continuación, así que él está en mí. “Si puedo transformar y sanar a mi madre y padre dentro de mí, también podré ayudarlos fuera de mí”. Al apoyar a la niña de cinco años que era mi madre y que todavía vive en mí, la ayudo a transformarse y a ser libre. Guardar mi nombre, correo electrónico y web en este navegador para la próxima vez que comente. Para celebrar el Día de las Madres y los Padres, respectivamente, traíamos a nuestro grupo de meditación una foto de cuando éramos pequeños, y también de nuestros padres cuando pequeños si las teníamos, y si no, podíamos visualizarlos como niños pequeños. Respiramos con suavidad, y durante cinco minutos, repetimos en nuestra mente: “Inhalando, me veo a mí misma como una niña de cinco años. Pues bien.. ¿qué harías tú? Los campos obligatorios están marcados con *. Así tu niñ@ interno, se sentirá realmente reconfortado, y esa herida pasada quedará en paz. CUANDO LE GRITAS A TU HIJO SU CEREBRO SE BLOQUEA, 6 FRASES QUE NUNCA DEBES DECIRLE A TU HIJO.
2020 sanando a la madre